fb instagram fb

Las medidas del álbum son de 30×30 cm (aunque hay otras opciones): el tamaño perfecto para que el álbum pueda lucir en el salón del hogar y no se pierda en el fondo de un maletín en el trastero. Viene con una caja protectora que hace juego y contrapone el diseño rústico con lino; es sencillo, duradero y elegante (por convicciones personales no me gusta usar pieles animales). Según mi visión personal, el álbum es un soporte, no el producto en sí. Si bien muchos de mis clientes sólo desean el USB con las fotos originales de boda, el álbum ofrece fotografía profesional para bodas con una calidad más alta para aquellos que también deseen tener sus fotografías impresas. Las impresiones son en papel fotográfico, no offset, por lo que la calidad de las imágenes es magnífica; el acabado es mate, con una textura espléndida.

Fotografía profesional para bodas

fotografia profesional para bodasfotografia profesional para bodas

Desarrollé esta propuesta de álbum porque me encontraba cansado de los mega-álbumes que luego resultan poco funcionales: mis clientes me pedían este producto. La cantidad de páginas en el álbum (superior a la normal en los álbumes de boda) obedece a una sencilla razón: las fotografías que hago cuentan la historia de ese día y una historia especial, con un hilo narrativo claro, sólo puede contarse con una mayor cantidad de imágenes y con una maquetación adecuada. Ahora mis álbumes tienen 150 fotografías elegidas por las parejas.

Me gusta que los novios elijan las fotografías porque el álbum es suyo, es parte de su intimidad, y yo debo respetar eso. Muchos compañeros y compañeras hacen la selección ellos mismos y arguyen que es su trabajo e, incluso, que es una parte del material que utilizan para promocionarse. Sin embargo, mi experiencia me ha demostrado lo contrario: al final los novios, los padres, una pareja de amigos y una vecina del barrio son los únicos que miran el álbum. No tiene sentido utilizar el álbum para vender. Por eso prefiero centrarme en mi blog, que es lo que ve todo el mundo, y aceptar que el álbum con fotografía profesional para bodas que ellos quieren no será el que yo tenía en mente y no contendrá, por tanto, las fotos que a mí me parecen más atrevidas, técnicas y distintas, sino las más emotivas y personales para ellos.

fotografia profesional para bodas fotografia profesional para bodas

Además, tomo en cuenta el factor de la intimidad humana. Ante tres fotos muy parecidas de la novia, por ejemplo, yo no puedo discernir en cuál su mirada es más sincera, es más suya; en cambio el novio comparte con ella la vida y sí puede hacerlo. Quizás no elegirán la foto que yo prefiero, pero sí la que prefieren ellos y es mi deber respetar eso igualmente. Por eso me gusta que mis parejas elijan las fotos.

La maquetación del álbum es muy sencilla, como la de todos los libros de fotografía profesional para bodas que tenemos en casa: siempre fondo blanco, ninguna foto a sangre, sin recortes, sin bordes, sombras, fusionados, superposiciones, fondos, adornos… ni siquiera textos. Las fotografías hablan por sí solas: no necesitan de un altavoz para que se escuche el volumen de su canto.

fotografia profesional para bodas

Busco siempre la sencillez, la fuerza del impacto que causa contemplar cada fotografía y la perdurabilidad para que jamás pasen de moda. Éste es mi concepto, sustentado en casi todos los libros de fotografía y esto es también lo que yo deseo para mí mismo y para mis clientes.